Tipos de piel y cuidados

tipos-de-piel-banner

Existen 4 tipos diferentes de piel (normal, seca, grasa y mixta) cada uno de ellos con particularidades muy distintas. Conocer estas particularidades nos ayuda a identificarlos por lo que a continuación se describirán:

-Piel normal: 

Se considera normal porque carece de  imperfecciones o presenta algunas de forma muy eventual.  Luce saludable e hidratada aunque no se le den los cuidados adecuados y no presenta exceso de grasa.  

Su textura es suave y su apariencia es elástica. 

En ella no suelen formarse granitos ni aparecer puntos negros porque sus poros cerrados lo evitan.

Se considera el tipo ideal de piel pero muy pocos nacen con el privilegio de tenerla. 

Por sus características y apariencia saludable muchos se descuidan en su cuidado pero requiere también de cuidados porque con el tiempo puede llegar a sufrir daños si no se le  brinda la protección adecuada. 

Cuidados:

Una buena rutina de limpieza cada día, hidratación regular y exfoliación periódica ayudan a mantener las características de la piel normal. Por ello no se debe descuidar.

-Piel seca:

Debe su nombre a la falta de hidratación natural y carencia de grasa que la caracterizan. Suele agrietarse fácilmente y mostrarse escamosa y opaca. Es poco elástica.

Tiende a picar o a presentar ardor porque es muy sensible e irritable ante los factores externos a los que se expone.

Los cuidados que necesita son principalmente de tipo humectante o hidratante. 

Cuidados:

Para tratar la piel seca es importante acudir a productos con grandes propiedades humectantes e hidratantes que ayuden a combatir su resequedad característica.

-Piel grasa:

Debe su nombre a que presenta exceso de sebo o grasa lo que ocasiona que se obstruyan los poros y la hace propensa a imperfecciones: en ella el acné y los puntos negros suelen abundar. 

Normalmente luce brillosa y tiende a enrojecerse pues es muy sensible. También tiende a arder.

Los poros en este tipo de piel son dilatados. Ellos se muestran más abiertos para poder almacenar la grasa que se produce en exceso.

Cuidados:

Para tratar la piel grasa  son ideales los astringentes. Este tipo de productos se componen de ingredientes capaces de controlar la producción de grasa en exceso y mitigar el aspecto brilloso de las pieles grasas en general.

Combinado con una buena rutina de limpieza y exfoliación, que ayude a combatir el acné y los puntos negros es posible mantener la piel saludable aunque sea de tipo graso.

-Piel mixta:

Se considera que la piel  es mixta cuando presenta características propias de más de un  tipo de piel. Es decir cuando presenta una combinación de al menos dos tipologías de piel diferentes. 

Normalmente en ella la zona T del rostro, compuesta por la frente, la nariz y la barbilla es grasa mientras que la piel de las mejillas es normal o seca.

Cuidados:

En las zonas grasas de la piel mixta (La zona T) será necesario aplicar un astringente mientras que en la zona de las mejillas debemos asegurarnos de hidratar bien. Especialmente si presenta características propias de la piel seca.


¿Por qué es importante identificar nuestra tipología de piel?

Saber cómo identificar a que grupo pertenece nuestra piel es importante para brindarle a la misma los cuidados que requiere tomando en cuenta que cada tipología de piel  requiere de cuidados diferentes. 

Si adquirimos productos que no son acordes con las características de nuestra piel podemos empeorar las imperfecciones que presente la misma. De allí la importancia de conocer cómo es nuestra piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *