¿Qué es una esponja de maquillaje?

esponjas-de-maquillaje-banner

Cuando de estética se trata la mujer siempre busca lo mejor. Lucir un maquillaje perfecto es esencial para lucir bien en general, es por ello que en la búsqueda de lograr el maquillaje perfecto las mujeres se mantienen siempre buscando los más prácticos utensilios para maquillaje, sin los cuales sería imposible lograr un maquillaje increíble. Si no lo crees así trata de aplicar en tu rostro tu base con una servilleta y verás el desastroso resultado.  

 En ese sentido las esponjas de maquillaje, conocidas también como beauty blender se han convertido a lo largo del tiempo en los accesorios más básicos, prácticos y esenciales  a la hora de aplicar varios cosméticos y de brindarle un acabado natural muy favorecedor al maquillaje en general. Esto las ha transformado en las herramientas más utilizadas en el ámbito de la cosmetología.

Se trata de esponjitas de   distintas formas, tamaños y colores útiles para diversos usos. Sirven como complemento a la aplicación de cosméticos o maquillaje en general como lo veremos en líneas subsiguientes.

Usos de las esponjas de maquillaje:

Cubrir el rostro con base o polvo compacto:

El uso más habitual que se le da a las esponjas de maquillaje es el de servir de utensilio para la fijación de bases líquidas o en polvo,  de polvos compactos o iluminadores en el rostro. De hecho cuando fueron creadas habían sido ideadas con ese propósito.

Al aplicar la base para el maquillaje con ellas el acabado será más uniforme y por ende, más natural.  La base o el polvo imitará a la perfección la textura de nuestra piel si la aplicamos correctamente con estas esponjas.

Aplicación de tratamientos cosméticos:

No solo para aplicar polvo o base de maquillaje son útiles estas esponjas especiales. Ellas también resultan idóneas para aplicar tratamientos cosméticos en crema o para aplicar el famoso serúm para contribuir al ritual de limpieza diario que debemos hacerle a nuestro rostro.

Nos ayudan a distribuir mejor estos productos por nuestra piel y de esta forma nos ayudan a que actúen más eficazmente.

Como complemento para aplicar el corrector:

Para distribuir el corrector de forma uniforme por toda la piel de nuestro rostro también son muy útiles las esponjas de maquillaje. Gracias a ellas podremos disimular mejor nuestras imperfecciones con estos productos.

Esto por cuanto el vértice de estas esponjas es perfecto para llegar a las esquinas internas de los ojos y los pequeños pliegues alrededor de la nariz que con otro utensilio se nos haría más complicado cubrir.

Otros usos:

Con menos frecuencia que los usos anteriores las esponjas para maquillaje son utilizadas por muchas personas para aplicar sombra a los ojos (Las de tamaño miniatura o muy pequeñas por supuesto) o para crear divertidas mezclas de textura a la hora de utilizar pintura labial.

Como podemos ver su uso en el ámbito del maquillaje es muy variado.

Ventajas de utilizar esponjas de maquillaje: 

Son prácticas y versátiles. Muy útiles para tratamientos de belleza y para aplicar maquillaje en general.

Permitirán aplicar los cosméticos de forma sencilla y uniforme para obtener mejores resultados.

Son también de fácil limpieza. Podemos lavarlas y reutilizarlas. 

Los expertos recomiendan antes de usar la esponja humedecerla un poco con agua para que los productos o cosméticos se queden absorbidos en la superficie de la esponja y  poder aplicarlos posteriormente en el rostro o en la zona donde se vaya a maquillar con mayor efectividad

Tipos de esponjas de maquillaje:

Habrás notado en las tiendas de cosméticos que existe una gran diversidad de esponjas de maquillaje. Las hay de diferentes tamaños, modelos, colores y hechas con materiales muy diversos. A continuación se explicará brevemente para qué sirve cada tipo de esponja de maquillaje ya que cada una de ellas suelen tener una funcionalidad bien definida y específica:

Esponjas clásicas:

El material por excelencia para la fabricación de estas esponjas es el látex aunque podemos encontrarlas de otros materiales. Su forma es variada, puede ser redonda, plana o triangular aunque las de uso más habitual son las planas, que suelen venir incluidas en polvos compactos o algunos otros cosméticos.

Se le llama clásicas porque eso son, son clásicas y tradicionales. Se podría decir que son el tipo de esponja original. 

Son muy útiles para aplicar el maquillaje (Bases y polvos principalmente) y cosméticos pero el acabado resulta menos natural con ellas que con otros tipos de esponjas que fueron creadas precisamente para sustituirla.

Suelen ser de igual forma las preferidas ya que son más económicas que las esponjas hechas con otro material. Sin embargo el látex con el que frecuentemente son hechas puede provocar alergias en muchas personas. 

Esponjas ergonómicas:  

Han sido diseñadas con forma ergonómica para facilitar su agarre y que podamos aplicar con ellas maquillaje o cosméticos en zonas amplias  como la frente o las mejillas si usamos su parte redondeada y  para cubrir mejor zonas específicas como la piel alrededor de los ojos si se usa su parte más afilada. Tendremos con ellas mejores resultados a la hora de aplicar corrector  y un acabado más natural al aplicar base, polvo o iluminador que el que tendríamos usando esponjas clásicas.

Son útiles para aplicar base, polvo compacto, iluminador, cremas y otros tratamientos de belleza en gel o cremosos.

Son hipoalergénicas y libres de látex y olores por lo que cualquier persona puede usarlas sin temor a sufrir ningún tipo de reacción alérgica.

Esponjas de maquillaje de silicona:

Como su nombre lo indica se trata de esponjas fabricadas con silicona que incluso nos hacen recordar a un implante de silicona por su forma. Son transparentes y ovaladas. 

El material con el que han sido fabricadas ayuda a que el desliz sobre la piel sea más suave y el acabado más uniforme y natural, libre de manchas.

Estas características  las han convertido en una de las esponjas preferidas hoy en día. Su popularidad es grande y va creciendo.

Esponjas mini:

No pueden faltar entre los accesorios de las amantes del maquillaje. Su tamaño reducido las hace ideales para aplicar el corrector y cubrir imperfecciones pequeñas como granitos, venitas, manchas de sol y cicatrices. 

Podemos cubrir estas imperfecciones con esponjas más grandes pero si lo hacemos con las esponjas mini, que son las idóneas para ello obtendremos resultados más favorables.

Esponjas biseladas:

Su   forma  es  curva o con un borde cortado oblicuamente lo que les impide dejar líneas de maquillaje o manchas sobre el cutis. Son ideales para trabajar y cubrir áreas pequeñas del rostro y también áreas amplias con la misma efectividad.  

No retienen mucho líquido o al menos no lo hacen en gran cantidad por lo que el producto que nos apliquemos con ella no se desperdiciará.

Esponjas de maquillaje de terciopelo

Están fabricadas con micro fibras pero deben su nombre a su aspecto aterciopelado. Se emplean comúnmente para aplicar coloretes, iluminadores o polvos bronceadores ya que ayudan a difuminar bien el producto y a integrarlo en la piel en forma similar a como lo haría una brocha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *