Qué son y Cómo se utilizan las “Correcciones de rostro”

rostro-de-una-mujer-foto

Las correcciones de rostro hacen referencia a la técnica que se emplea para perfeccionar la belleza de la cara. Existen dos tipos de correcciones, la primera es la empleada para disimular cicatrices, manchas en la piel, ojeras, marcas de acné y la segunda se emplea para perfilar, definir y corregir la estructura del rostro utilizando la técnica del claro – oscuro, independientemente de la morfología que presente el rostro lo que se hace es llevarlo a una forma lo más perfecta posible que es el “rostro ovalado”.

Si procedemos de la esencia de lo que es un rostro ideal que es el rostro ovalado, el resto de los rostros deberíamos adecuarlo a la técnica del claro – oscuro para perfeccionarlos y convertirlos en los rostros ideales.

A la técnica de claro – oscuro se le denomina también correcciones de rostro, por su complejidad no ha sido fácil de dominar por muchos, pero ha resultado ser una técnica muy eficaz y veraz para obtener resultados impresionantes.

Para realizar las correcciones de rostro se requiere pasar por varias etapas, entre ellas las más predominantes son:

  1. Preparar la piel.
  2. Corregir imperfecciones como cicatrices, manchas, ojeras…
  3. Identificar el tipo de rostro, si es redondo, cuadrado, alargado, en triángulo.
  4. Esculpir el rostro, aplicando tono claro – oscuro para transformar la morfología facial.
  5. Finaliza con la aplicación del resto del maquillaje.

La etapa más difícil de dominar es la de identificar los tipos de rostros, en nuestro post hemos incorporado un método que te ayudará a identificarlos, se trata nada más de trabajar con las figuras geométricas, triángulos, cuadrados, óvalos y círculos.

Definida la etapa anterior, comienzas con esculpir e rostro, para ello inicias aplicando la técnica del claro – oscuro. Las correcciones en claro generan dimensión a las zonas que las amerita, seguido procede a identificar las zonas oscuras y corrígelas. El uso del claro – oscuro debe ser compensados y simétricos para lograr la excelencia.

¿Cómo hacer las correcciones según la estructura del rostro?

Triangulo invertido:

Lo identificas porque la frente es ancha, la barbilla es estrecha y los pómulos muy acentuados. Para las correcciones en este tipo de rostro  se aplica un tono claro en el maxilar, tono oscuro en sienes y barbilla y finalmente emplea colorete en barbilla.

Cuadrado:

Todas las zonas del rostro son proporcionalmente iguales, para corregirlo aplica tono oscuro en laterales externos como sienes, pómulos y mandíbula, se debe evitar realizar forma de ángulo en mejilla, cejas y ojos.

Redondo:

Las mejillas son bastante voluminosas, para corregir este rostro aplica en las sienes y mandíbula algo de oscuridad y para el área de los pómulos y barbilla un iluminador, las cejas hay que tratar que sean perfiladas y no semicirculares.

Alargado:

Posee un aspecto estrecho y longitudinal, para corregirlo aplica tono oscuro en frente y barbilla.

Logrado con éxito esta etapa, resta decir que se debe cubrir las correcciones e igualar  el tono del rostro. Posteriormente y con la ayuda de las herramientas adecuadas comienza con la aplicación de la base de maquillaje. Es importante emplear de manera correcta las herramientas para evitar dañar el trabajo del claro – oscuro que previamente se realizó, en caso de ocurrir tendrás como resultado un acabado poco profesional, mezcla de colores sin uniformidad, mejor dicho un ¡Total desastre!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *