Capas de la piel

capas-de-la-piel

La piel se compone por 3 capas, cada una de ellas con funciones y características específicas que las diferencian entre sí. Estas capas  son las siguientes:

Epidermis:

La epidermis es la capa superior o superficial de la piel y por tanto la parte visible y palpable de la misma. Toda la piel que nos rodea y que podemos ver y tocar forma parte de la epidermis.

Se compone en su gran mayoría de células denominadas queratinocitos que se encargan de producir queratina y aportan resistencia a la piel porque son los encargados de protegerla de los microbios, las bacterias, los rayos ultravioleta y cualquier otro tipo de agentes externos. Esto hace que la función principal de la epidermis  sea la de proteger el cuerpo de esos agentes dañinos.

También se compone de melanocitos que producen melanina y por tanto son los garantes de la coloración que tenga la piel. 

Se subdivide a su vez en 5 capas que son:

Capa córnea:

La más externa de la epidermis, se encuentra  compuesta por las células muertas (queratinocitos muertos) que se desprenden regularmente de la piel, permitiendo que esta se regenere.

Capa transparente:

Se encuentra presente sólo en la piel gruesa. En ella las células  se aglomeran y forman una barrera. Aquí las mismas carecen de núcleo y por eso no pueden distinguirse unas con otras.

Capa granular:

En ella se produce la queratina.

Capa espinosa:

Filas de células unidas la conectan con la siguiente capa, la basal.

Capa basal:

Es la capa más profunda de la epidermis  y en ella es donde se forman los primeros queratinocitos que luego ascienden por el resto de las capas. 

Dermis:

Justo debajo de la epidermis y recubierta por ella se encuentra la segunda capa de la piel llamada dermis. Esta es la capa del medio y se caracteriza por ser la más gruesa de las 3.

Debido a su grosor su función más destacada es la de amortiguar golpes así como apoyar a la epidermis en la protección del cuerpo. Nutre a la misma y refuerza la resistencia del organismo hacia agentes externos proporcionada en principio por esta (La epidermis). 

Se compone entre otros elementos de:

Capilares sanguíneos:

que son los encargados de  proporcionar a la piel el oxígeno y los nutrientes que necesita porque sirven  de medio de transferencia de los mismos.

Receptores nerviosos:

En la dermis se encuentran los receptores nerviosos de la piel, responsables del sentido del tacto.

Glándulas sebáceas: 

Se encargan de segregar sebo y de proporcionarle a la piel la hidratación que necesita.

Glándulas sudoríparas:

Se encargan de regular la temperatura del cuerpo segregando sudor.

Folículos pilosos:

En la dermis se originan los pelos ya que en ella se encuentran los folículos pilosos que son las raíces de los mismos.

Hipodermis:

Justo debajo de la dermis se encuentra la última capa de la piel llamada hipodermis o tejido subcutáneo. También se le conoce como capa de grasa subcutánea debido a que se compone principalmente de grasa porque es la encargada de almacenarla. Es la responsable por ende, del aumento de peso.

Se encuentra unida a la dermis gracias al colágeno y fibras de elastina que presenta. Es la capa interna de la piel y por tanto la más profunda.

Su función principal es la de aislar al cuerpo de temperaturas extremas o traumatismos por golpes físicos y protegerlo por ende de ellos. También proporciona al organismo energía en forma de grasa en caso de que este la requiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *